El corazón y el fuego

Toda historia de amor empieza con el desencuentro hasta que surge el encuentro. Es la premisa de los primeros besos que no existen. Luego de las dudas y el deseo brota el derroche y el amor triunfa cogidos de la mano. Pero hasta entonces el camino es tortuoso y sembrado de inciertos. Como aquel que les tocó vivir a dos corazones solitarios que nunca se habían encontrado hasta que lo hicieron. Lo particular de esta historia es el curioso hilo de la distancia. Y lo digo porque viviendo en la misma ciudad, en el mismo barrio y en el mismo edificio jamás se habían cruzado. Buscar la justificación de este hecho pertenece al misterioso mundo del azar. Pero a la simpleza del relato no le corresponde desvelar lo mágico del Deus ex Machina. A mí sólo me corresponde narrar sus idas y venidas y entender sus costumbres. Son ellas las que determinan sus vidas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s