A la fuga

Viajero: Uagghhh… uagghhhhh….

Baúl: ¿Qué te pasa? ¿Estás malo?¿Cogiste la gripe A?

Viajero: Noggg… es que me estoy poniendo en situación…

Baúl: ¿En situación? Pero, cómo que en situación. Me estás asustando ¿A qué te refieres?

Viajero: Es que el cuento (Adeun se pone dentadura y no puede hablar, luego se la quita) que voy a empezar a contar tiene que ver con algo así…

Baúl: Quita bicho. Céntrate de una vez.

Viajero: Estoy como el personaje del cuento buscando un lugar.

Baúl: ¿Cómo que un lugar?                   

Adeun: Sí, verás,  ha llegado desde transilvania para quedarse entre nosotros…

Baúl: ¿Transilvania? ¿La historia de hoy va de vampiros?

Viajero: Siiii… de vampiros…. Y mordeduras.             

Baúl: ¡Qué sepas que estoy temblando aunque no se me note!

Viajero: Pues es para echarse a temblar; tú y cualquiera que caiga en su terrible tentación ufmfmfmfmf… Aquella madrugada oscura y húmeda llegó a La Laguna (sonido de campanas) un carromato procedente, como ya te dije, de Transilvania. Alojaba en su interior a un misterioso pasajero. (Aullido) A su paso aullaban los lobos.

Baúl: ¡Espera espabilado! ¡En La Laguna no hay lobos!

Adeun: Bueno… dejémoslo en perros con malas pulgas. Huían los gatos (sonido), chillaban las ratas (sonido), los grillos se callaban (sonido), se callaban, silencio. Y ululaban los búhos…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s